Participación en el Plan Nacional de Restauración de Ríos

 

La Fundación de Iniciativas Locales es una de las organizaciones seleccionadas por el Ministerio de Medio Ambiente para la promoción en 2011 del voluntariado social en la recuperación de las cuencas hidrográficas. El convenio de colaboración se firmó el pasado 27 de enero con la empresa pública TRAGSA en su condición de servicio técnico de la Administración del Estado. Las actuaciones contenidas en este acuerdo tendrán lugar en la cuenca del río Tormes

 

 

El río Tormes es uno de los principales afluentes del Duero, con una longitud aproximada de 240 Km, discurriendo por paisajes y ecosistemas de gran valor natural y cultural repartidos por las Comarcas Serranas, el Campo Charro, las tierras de Ledesma y, finalmente, Los Arribes en la frontera con Portugal. Nace en la vertiente norte de la Sierra de Gredos, en sus primeros tramos atraviesa la sierra de este a oeste pero al llegar a la localidad de Barco de Ávila se produce un giro brusco hacia al norte.

 

La Dirección General de Agua del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, en el marco de referencia nacional establecido por el “Plan Nacional de Restauración de Ríos”, con el objetivo de contribuir a la conservación y restauración de los ecosistemas de ribera degradados, mejorar la coordinación y cooperación de los diferentes agentes sociales implicados en las actuaciones sobre el Dominio Público Hidráulico, promueve y apoya a través de organizaciones sin ánimo de lucro, la presencia de grupos voluntarios en las Cuencas Hidrográficas Intercomunitarias.

 

Embalses y aprovechamientos industriales

La cuenca del Tormes abarca un territorio de 7.096 Km2 y el aporte anual medio estimado de caudal al conjunto de la cuenca hidrográfica del Duero es de 1.752 Hm3. Su caudal se ve interrumpido por barios embalses que se distribuyen a lo largo de su perfil longitudinal. Estos embalses han servido para regular las crecidas invernales y promover zonas de regadío. Los costes ambientales de estas intervenciones también han resultado muy elevados.

 

El primero de estos numerosos embalses lo constituye la presa de Santa Teresa.

 

Pero es sin duda el aprovechamiento hidroeléctrico el que mayor relevancia ha tenido en los ríos del oeste peninsular. El Tormes tampoco pudo escapar de este afán desarrollista de la década de los 60 y 70 y tuvo que ceder la naturalidad de su tramo final para que se erigiera presa de Almendra. El embalse de Almendra, en el borde de las provincias de Salamanca y Zamora, conforma una de las más grandes infraestructuras civiles de la península Ibérica. La mayor parte del caudal del río se conduce bajo tierra unos 15 Km hasta el Salto de Villarino, donde se aprovecha para cubrir la demanda energética.

 

La desembocadura del Tormes en el Duero se produce en el paraje conocido como Ambasaguas, ubicado en el término de Villarino de los Aires.

 

Problemas y amenazas

Desde el punto de vista ecológico, el río Tormes presenta una serie de elementos positivos y negativos que lo convierten en un río extremadamente atractivo para el estudio y análisis, pero también para su protección y gestión sostenible. A excepción de la industria hidroeléctrica y reguladora del caudal mediante dos grandes tramos del río (Embalse de Santa Teresa para control de aguas y el aprovechamiento hidroeléctrico de macro embalse de Almendra) el río Tormes no transcurre por zonas muy industrializadas, lo que ha permitido que conserve en buena parte de su recorrido cierto grado de naturalidad. A pesar de esto, en la actualidad se ve amenazado por diversos factores entre los que se encuentran: La ocupación de su cauce por construcciones e infraestructuras, la contaminación de sus aguas debido a la industria chacinera, los fertilizantes y pesticidas utilizados en la agricultura, extracción de agua para riego de los campos de golf que van apareciendo en sus orillas, la proliferación de especies exóticas como el cangrejo americano y los chopos de plantación de variedades no autóctonas, así como el vertido de aguas residuales sin depurar. Igualmente, es de destacar la amenaza que supondrá la construcción de una Central Térmica de ciclo combinado a orillas del Tormes en la villa de Ledesma.

 

Pese a estos condicionantes, algunos tramos del Tormes han sido catalogados como Lugar de interés Comunitario (LIC), creándose así el LIC “Riberas del Tormes” que se extiende por la cabecera, el tramo medio y el bajo del río. La protección territorial mediante la figura del Parque Regional de la Sierra de Gredos en la provincia de Ávila, es también un síntoma del estado de conservación ambiental del curso alto del río Tormes. No obstante, la perseverante visita en épocas estivales y el aumento de la presión de la creciente población residente a lo largo de todo el año, están poniendo en peligro algunos de sus ecosistemas más frágiles, como son la vegetación de ribera y, por lo tanto, los ecosistemas acuáticos.

 

Análogamente, aunque no desde un punto de vista estrictamente relacionado con la calidad de las aguas, la desembocadura del río Tormes en la frontera con Portugal, cierra una trayectoria fluvial de nuevo con una figura de protección sobresaliente: El Parque Natural de los Arribes del Duero/Douro Internacional.

 

Oferta pública de colaboración

El Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino realizó una oferta pública a través de su página web, en la convocatoria 2010, para que aquellas organizaciones interesadas presentasen sus proyectos de voluntariado sobre conservación del medio ambiente, resultando la FUNDACION DE INICIATIVAS LOCALES seleccionada por parte del citado Ministerio en esta oferta pública.

 

El coste del proyecto de promoción del voluntariado y del conjunto del programa asciende a la cantidad de 26.790 euros.

 

Además de los aspectos medioambientales señalados, este proyecto tiene una particularidad social muy específica. Los grupos de voluntarios que van a participar serán colectivos integrados por personas discapacitadas y sus familiares.

 

 

 

Madrid, 21 de febrero de 2011